El alcohol y la conducción en temporada de fiestas

El alcohol y la conducción en temporada de fiestas

Los incidentes de tránsito que en Colombia tienen origen en el consumo de alcohol, son de alto impacto en cuanto al nivel de morbimortalidad que genera. En efecto, 7 por cada 10 siniestros de este tipo, durante 2.017, dejó por lo menos una persona lesionada, mientras que en 3 por cada 10, solo se ocasionaron daños no físicos a nivel humano. En consecuencia, consumir alcohol y operar un vehículo es un tipo de conducta temeraria, mucho más agresiva por su probabilidad de generar lesiones, que otros tipos de conductas de riesgo vial, como parquear en sitios prohibidos (la cual tiene un mayor nivel de control a través de cámaras de foto detección).

El control a través de la sanción parece ser un mecanismo de defensa que no ha logrado mantener una reducción de la siniestralidad vial en el largo plazo, ya que la ley 1696 de 2013, aun cuando redujo a la mitad la cantidad de infractores (por su nivel de afectación en el patrimonio económico), no redujo la cantidad de siniestros de forma permanente.

Es preciso entonces implementar medidas de control con un mayor nivel de rigurosidad y efectividad para el control de esta conducta de riesgo, y con ello, es recomendable revisar alternativas como la privación de la libertad en grados de alcoholemia inferior a 3, o la detección preventiva en grado cero con afectación de los antecedentes disciplinarios del infractor. También es preciso crear programas serios de sensibilización, que generen una verdadera curva de progreso en la toma de conciencia y aprendizaje sobre el riesgo en el que se incurre al conducir borracho.

Imagen relacionada

Controlar la conducción temeraria es un tema de primer orden en muchos países europeos, sin importar el tipo de comportamiento de riesgo que la origine. En Colombia, específicamente frente a la alcoholemia se han implementado medidas, que, de entrada, tienen oportunidades de mejora subsanables, adaptando las políticas que en otras latitudes han sido un caso de éxito. Es preciso entonces evaluar que podría ser lo más idóneo en nuestro contexto vial, y con ello generar mejores resultados. 

Fuente: La embriagues al conducir: Descripción de una problemática vigente en Colombia.

Consejos para evitar conducir en estado de ebriedad.

En las fiestas, la mayoría de los accidentes ocurren a causa de conductores en estado de ebriedad. Siga nuestros consejos para evitar que sucedan.

  1. Al beber alcohol
    • Sea responsable.
    • Asigne un conductor. Antes de salir, decida quién conducirá y asegúrese de que esa persona no beba alcohol.
    • Llame un taxi. A veces incluso el conductor asignado sufre un desliz. Si nadie en su grupo está sobrio, utilice algún transporte alternativo. Taxi, tren, autobús, caballo, carrito… Cualquier cosa es mejor que subirse a un automóvil con un conductor ebrio.
    • Oculte las llaves. No tema tomar las llaves de otra persona. Si la persona se enoja, probablemente sea una prueba de que usted está haciendo lo correcto.Al organizar una fiesta
    • Ofrezca bebidas sin alcohol. Agua, jugo, gaseosas… dé a sus invitados varias alternativas. Y nunca los presione para que beban alcohol.
    • Sirva bastante comida. Un estómago lleno puede retrasar la velocidad de absorción del alcohol. Sirva una buena comida o tenga bastanes aperitivos a mano.
    • Deje de servir alcohol bastante antes de que la fiesta termine. Posibilite que sus invitados pasen una o dos horas sin consumir alcohol antes de retirarse.
    • Disponga de transportes alternativos. Preste atención a la ingesta de alcohol y a la conducta de sus invitados. Si alguien ha bebido mucho o parece siquiera un poco ebrio, llame un taxi o haga los arreglos para que lo lleve algún conductor que se encuentre sobrio.
    • Nunca sirva a menores de edad.
    • Cómo detectar conductores ebrios. Los oficiales encargados del cumplimiento de la ley dicen que hay varios indicios que se asocian a la conducción en estado de ebriedad:
      • Realizan giros amplios
      • Conducen a través de la línea central del camino zigzagueando, realizando virajes bruscos, sin dirección, o de un lado a otro.
      • Casi se embisten contra algún objeto u otro vehículo.
      • Conducen en dirección contraria.
      • Conducen extremadamente despacio.
      • Se detienen sin motivo alguno.
      • Frenan de manera errática.
      • Tienen una respuesta tardía con respecto a las señales de tránsito
      • Giran de manera abrupta o ilícitamente
      • Conducen a oscuras con los faros apagados.
    • El tener en cuenta estos datos puede ayudarle a evitar situaciones peligrosas. Si usted detecta un conductor ebrio, mantenga una distancia segura e informe a las autoridades. No intente detener el vehículo usted mismo.

Fuente: statefarm.com

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.